USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

JOHN PRINE The Tree Of Forgiveness

Oh Boy-Thirty Tigers-Popstock!
JOHN PRINE, The Tree Of Forgiveness
 

Trece años después de su último álbum en solitario, “Fair & Square” (2005), y en plena batalla contra el cáncer, vuelve John Prine. El cantautor y guitarrista de 71 años es una institución del sonido americana que se acerca al medio siglo de carrera. De gran influencia en la actual escena alternativa –tal como demuestra el álbum de tributo “Broken Hearts & Dirty Windows. Songs Of John Prine” (2010), en el que participaron de Justin Vernon (Bon Iver) a Lambchop, pasando por Conor Oberst o My Morning Jacket–, ahora regresa con un disco grabado por Dave Cobb, reputado productor afincado en Nashville que ha trabajado con Chris Isaak, Waylon Jennings y Jason Isbell (ex Drive-By Truckers); este último participa haciendo coros en “God Only Knows”, que Prine escribió con Phil Spector. Otra colaboración es la de Dan Auerbach (The Black Keys), coautor de “Caravan Of Fools” y “Boundless Love”, una canción de gratitud en una de cuyas estrofas dice: “Sometimes my old heart is like a washing machine / It bounces around till my soul comes clean”. Otra nueva voz del country alternativo que lo respalda en “I Have Met My Love Today” es Brandi Carlile.

Y, si bien el tono del disco es crepuscular, la inicial “Knockin’ On Your Screen Door” tiene un trotón estilo country-blues, y en “Egg & Daughter Nite, Lincoln Nebraska, 1967 (Crazy Bone)” un piano honky tonk le sirve para ironizar sobre la senectud. La soledad y los reproches campan a sus anchas en “No Ordinary Blue”, aupados por un órgano tembloroso y una guitarra deslizante. Pero, para desolación, nada como la que rezuma “Summer’s End”, con violines incluidos y la estrofa “Just like that ol’ house we thought was haunted / Summer’s end came faster than we wanted”.

“God Only Knows”.

Arriba