USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUMES (2010)

JOHN ZORN Ipsissimus / Interzone / What Thou Wilt

Tzadik
JOHN ZORN, Ipsissimus / Interzone / What Thou Wilt
 

El escaparate zorniano cambia de piezas, como cada mes, pero no de intensidad. “Ipsissimus” es la quinta entrega del proyecto gestado en “Moonchild” (2006), inspirado en las ideas de Alesteir Crowley, Antonin Artaud y Edgar Varèse e iniciado con el trío Mike Patton-Joey Baron-Trevor Dunn. Como en el anterior, “Crucible” (2008), se suman la guitarra asesina de Marc Ribot y el saxo maníaco del propio John Zorn. A partir de la influencia mágica y alquímica en las composiciones, Zorn se enfrenta a las convenciones y liturgias del rock y el hardcore.

“Interzone” es un homenaje en toda regla a William S. Burroughs, ya que está construido mediante técnicas del jump cut –que Zorn ya ha desarrollado en sus improvisaciones a partir de fichas ordenadas aleatoriamente– y evoca sonoridades asociadas al escritor, como los ambientes de bazar marroquí. El septeto escogido para la ocasión (Kenny Wollesen, Cyro Baptista, John Medeski, Ikue Mori, Ribot, Dunn y Zorn; de hecho, la formación de Electric Masada cambiando a Medeski por Jamie Saft y añadiendo a Joey Baron) permite ir del bop al free pasando por groove africano, sci-fi y lounge, incluso ragtime, con descargas de guitarra con wah wah, ritmos ancestrales y remansos de vibráfonos.

Cierra el lote “What Thou Wilt”, un Zorn de música contemporánea dividido en tres piezas. Dos de ellas surgen bajo el influjo, una vez más, de la alquimia de Crowley, un concierto para piano ejecutado por Stephen Drury, de cromática inquietud, y una aritmética composición para trío de violonchelos titulada “777”. La otra, “Contes de Fées”, es definida por Zorn como una de sus composiciones más rigurosas. La tensión dramática que enfrenta a la orquesta con el violín solista surge del momento en que fue escrita, en 1999, poco después de la muerte de su madre.

 

“Seven Sigils” (de “Ipsissimus”).

Etiquetas: 2010
Arriba