×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1997)

JONATHAN FIRE*EATER Wolf Songs For Lambs

Deceptive

Por Joan Pons

JONATHAN FIRE*EATER, Wolf Songs For Lambs
 

Me he sentido atraído por el nuevo disco de Jonathan Fire*Eater desde el título. Canciones de lobos para corderos. Hummm... ¡qué bien buscado! Y, además, define a la perfección su sonido: el crujir perverso, vicioso, depredador e inmisericorde del grupo tragafuegos.

Puede que todavía no deban alinearse junto a Gallon Drunk o The Flaming Stars. Les falta esa pátina cool, ese señorío de mafiosos de pega, ese sabor de barrio. Pero comparten con ellos (y con The Delta 72 o Penthouse) un cancionero tan rancio, pegajoso y desenfocado que solo puede sonar en cuchitriles de mala muerte o radiocasetes mono.

De la garganta de Stewart Lupton, un cruce entre Richard Hell, Sid Vicious y Johnny Thunders, salen algunos de los gallos más inquietantes y lascivos del último rock regeneracionista. ¡Sucios, más que sucios!

“This Is My Room”.

Arriba