×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2016)

JORGE PARDO Djinn

Manantial de Músicas-Karonte
JORGE PARDO, Djinn
 

Jorge Pardo es una figura capital del jazz y el flamenco de las últimas cuatro décadas, todo un pionero a la hora de fusionar ambas tradiciones con el saxo y la flauta. Y, no contento con eso, aún sigue explorando terrenos poco trillados dentro de esa confluencia: en su anterior disco, “Historias de Rhada y Krishna” (2014), ya armó una banda sustentada en una poderosa base rítmica que bebía directamente del Miles Davis de los ochenta, y ahí sigue en “Djinn”, con una estupenda portada firmada por Ana Miralles –autora, junto a Jean Dufaux, del cómic del mismo título– que remite a su manera a la de Ceesepe para el debut de Ketama.

“Djinn” significa “genio” en árabe, pero también se puede traducir por “duende”, “espíritu” o “esencia”, y aquí Pardo pretende conjurar el espíritu del flamenco y capturar su esencia a partir de los cantaores que más le han cautivado e influido a lo largo de su vida, a los que dedica varios temas (“Lo sé por El Talega”, “Ricardo y Tío Gregorio”, “Viva El Borrico”, o las “Bulerías de La Perla” de Camarón).

Esa es la fuente de la que bebe, y el fluir y el crecer de esa corriente lo lleva a puertos como la “seguiriya funky” –así la llama él–, una “Taranta In Blue” en la que imagina qué habría hecho Gershwin de poder oír a Camarón, o a colaboraciones con cantaores de ahora mismo como El Pele, Tomasito, Lin Cortés, La Negra o El Piculabe. Casi una hora y cuarto de música con duende, que culmina con la recreación del “Entre dos aguas” que tantas veces tocó Pardo con su autor, el gran Paco de Lucía.

“Viva El Borrico”.

Arriba