×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

JOSELE SANTIAGO Lecciones de vértigo

El Volcán Música
JOSELE SANTIAGO, Lecciones de vértigo
 

El rock heredó del romanticismo esa creencia de que el sufrimiento y la autoinmolación son abono imprescindible para la genialidad. Pero ¿y qué hay de los que sobreviven al tópico? He aquí un hombre en paz consigo mismo: Josele Santiago, el hombre que aún sigue entero. Y más que eso: desde que disolvió Los Enemigos, ha firmado una discografía sobria y serena que quedará en los anales del rock español como ejemplo a seguir. Afortunadamente, un ejemplo positivo; no otro de esos fatales accidentes que algún mezquino convertirá después en falso modelo de conducta rock.

“Lecciones de vértigo” no es el disco de un hombre anestesiado, sino el de un tipo que ya no pierde el tiempo echándose cal en las heridas y ahora contempla la vida con la camisa abierta hasta la panza. Un tipo que juega como un paciente poeta a encontrar los versos que mejor sintetizan su visión del mundo, que los mece con los acordes más viejos y naturales que recuerda y que espera el momento idóneo para llamar a sus amigos y grabar unas canciones que parece haberse sacado de la manga diez minutos antes.

Vale, su voz sabe a plomo porque su esófago es una cañería vieja, pero en “Hagan juego” y “Euforia” está cantando más joven que nunca. Vale, varias canciones están cortadas por un patrón similar (“El lobo”, “Fractales”, “Sol de invierno”, “Han ganado nosotros”), pero en cada una explica algo distinto; cada una te abre más los ojos. Y juro que en “Pae” creo oír al Bob Dylan iluminado y de vuelta de todo de “Modern Times” (2006).

Su pasado le permite soltar cosas como “los dioses están de cañas” y no sonar como Fito & Fitipaldis. Su presente le permite dar con imágenes poéticas tan sublimes como esos “cristales en un globo” que menciona en “Fractales”. Y su futuro... su futuro es verlas venir con papel y bolígrafo. ¡Qué mejor refugio y disparadero!

He aquí un hombre que le ha ganado la batalla al tiempo. Un hombre que tiene todos los días del mundo para sentarse a componer las mejores canciones de su vida. Aquí solo vienen las últimas trece: todo sustancia, todo fibra, todo cordura. Que estas suenen algo más eléctricas que las de sus tres anteriores discos en solitario es, al fin y al cabo, lo de menos. Josele ha alcanzado el estadio más deseado por un autor: ese que le permite generar en su público la inequívoca sensación de que su próximo disco será aún mejor que el que acaba de publicar hoy. Casi na.

“Hagan juego”.

Etiquetas: 2010s, 2011, Madrid, rock
Arriba