USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2015)

JOSEPHINE FOSTER & THE VÍCTOR HERRERO BAND Anda jaleo/Perlas

Fire
JOSEPHINE FOSTER & THE VÍCTOR HERRERO BAND, Anda jaleo/Perlas
 

Inmersión en la canción española ancestral que fundió la tendencia espartana de Víctor Herrero con la voz entre pastoral y alucinada de la americana Josephine Foster. Jordi Bianciotto comentó esta reedición que recopila en doble CD “Anda jaleo” (2010) y “Perlas” (2012). Operación audaz, que incide en la idea de que los repertorios populares deben ser recreados con nuevas ideas.

Dado que es poco corriente que un norteamericano manifieste interés en músicas originarias de más allá de sus fronteras, llama la atención la inmersión de Josephine Foster en la canción española ancestral, inmortalizada en estos dos álbumes, reunidos en un doble compacto. No se trata de turismo cultural: Foster, pareja de Víctor Herrero, lleva casi una década afincada en España (vive en Vejer de la Frontera, Cádiz), y se intuye un diálogo entre este repertorio popular y los cantos de raíz que cultivó en sus inicios en Colorado. La música como expresión del pueblo, llevada a un estadio anímico visionario, a la vez terrenal y con puntos de fuga psicodélica.

“Anda jaleo” (2010) se asienta en las piezas que Lorca recogió y armonizó en 1931 para La Voz de su Amo, con la voz de La Argentinita, recopiladas en el álbum “Canciones populares españolas” (Sonifolk, 1989). Material que la pareja recrea a su libre manera, fundiendo la tendencia espartana de Herrero con la voz entre pastoral y alucinada de Foster, a quien adivinamos en un estado de éxtasis, envuelta en guitarras y castañuelas. Las melodías son respetadas, si bien el grupo propone ocasionales modificaciones de tempo (cierta aceleración en “Los cuatro muleros”, procesión bluesística suavemente violentada en “Anda jaleo”) y tratamientos instrumentales aventurados, como en los casi siete minutos de “Los mozos de Monleón”.

Operación audaz, que incide en la idea de que los repertorios populares deben ser recreados con nuevas ideas para alejarlos del museo. También en “Perlas” (2012), que expande aquel repertorio con otra remesa de piezas de origen remoto, de la tradicional castellana “Cuatro pinos” al romancero viejo de “Abenámar” y el fandango de Murcia “Perlas”. Con sentido aventurero, pero con maneras cálidas, transmitiendo cierto recogimiento familiar y un estado mental fuera de tiempo.

“Anda jaleo” (de “Anda jaleo”).

“Cuatro pinos” (de “Perlas”).

Publicado en la web de Rockdelux el 7/10/2015
Arriba