×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

JUAN PERRO Río Negro

La Huella Sonora
JUAN PERRO, Río Negro
 

Saltan las alarmas con el nuevo trabajo de Juan Perro, y toda precaución es poca ante tantas muestras de entusiasmo: por un lado, las voces que elogian unánimemente “Río Negro”; por otro, las declaraciones de Santiago Auserón sobre la influencia de Nueva Orleans en su quinto álbum bajo el seudónimo canino. Y la verdad es que todos tienen razón. Tras los devaneos cubanos de aventuras previas como “Raíces al viento” (1996), “La huella sonora” (1997) y “Cantares de vela” (2002) –“Mr. Hambre” (2000) fue la excepción–, en “Río Negro” Auserón pone la vista en la música norteamericana de raíces en general y en los ritmos de la ciudad devastada por el Katrina en particular, aunque no con una intención de copiar, sino de empaparse del espíritu de esos sonidos para adaptarlos a la riqueza de su lírica. El ejemplo máximo lo encontramos en “El mirlo del pruno”, que podría pasar perfectamente por una canción popular tradicional española... si no fuera por esa base jazzística que la sostiene.

Rodadas en directo durante 2009 y 2010, las canciones de “Río Negro” se deslizan sigilosas por los vericuetos del country de taberna (“Malasaña”, a pesar de sus inflexiones soneras), del jazz baladístico (la nana “Duerme zagal”), del dixie añejo de los años veinte (“Poco talento” o “El forastero”, al que solo le falta una trompeta para ser perfecto) y del rhythm’n’blues de Nueva Orleans (“Girasoles robados”, con bases latinas y funk, y esas odas-reverencias a Dr. John que son “Reina zulú”, con sus ecos africanos, y “La nave estelar”, con ese piano que conduce el tema).

Si hubiera que ponerle una pega a lo nuevo de Juan Perro es que –sin desmerecer la brillantez de la banda, en especial la guitarra de Joan Vinyals– con una sección de metales sería mucho más rico. Con todo, tenían razón quienes afirmaban que “Río Negro” es uno de los mejores discos del Auserón post Radio Futura.

“El mirlo del pruno”.

Arriba