USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

JULIAN LYNCH Mare

Olde English Spelling Bee
JULIAN LYNCH, Mare
 

Julian Lynch procede de Nueva Jersey aunque ahora cursa estudios superiores de etnomusicología en Madison, estado de Wisconsin (origen de otros raros como Gordon Gano). Algo que se refleja en su primer disco, “Orange You Glad” (2009), y que tiene su mejora en “Mare”. Pero no esperen erudición y aburrimiento. Tampoco un atracón de influencias atadas a la fuerza. Lynch (en principio, nada que ver con David) no se las da de sabiondo. Lo suyo es a la vez algo visceral y meditado. En su música, sonidos y texturas se funden en tensión con su propia voz, utilizada como un instrumento más (las letras no son prioritarias). Y es aquí donde su propuesta puede flaquear.

Lynch no es precisamente Michael Stipe ni Elizabeth Fraser, aunque bien es verdad que “Mare” nada tiene que ver con el pop. Sus intervenciones vocales no llegan sin embargo a estresar la escucha. La riqueza musical e instrumental de los temas, las bellas y reposadas composiciones, donde repetición y melodía, Oriente y Occidente, conviven en feliz maridaje, se imponen con claridad. Brian Eno (“Interlude”, “In New Jersey”), My Bloody Valentine desenchufados (“Just Enough”) o un joven Robert Wyatt del siglo XXI en fase formativa podrían ser tres referentes suficientemente válidos. “Mare” es un trabajo noctámbulo, orgánico, híbrido. Un feliz rebuzno. Ideal para hastiados del ladrido.

Etiquetas: 2010
Arriba