×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2009)

JUNIOR BOYS Begone Dull Care

Domino-[PIAS] Spain
JUNIOR BOYS, Begone Dull Care
 

El tercer disco largo de Jeremy Greenspan y Matt Didemus no es el difícil ni el problemático: es el mejor de Junior Boys y punto. Los autores de “Last Exit” (2004) y “So This Is Goodbye” (2006) han echado prudentes puñados de tierra sobre las arenas movedizas de la melancolía que dominaban esos trabajos y le han plantado cara al ritmo. Y han completado ocho canciones extensas que juegan con los sonidos gordos y la pista de baile sin tener que renunciar por completo a esa negatividad anímica que parece anidar en todo lo que pasa por manos de la pareja canadiense.

Las olas de sintetizadores y ritmos secos encienden luces que ya probaron en el enorme “No Kinda Man”, su aportación al mix “Body Language Six” del año pasado, y han equilibrado como nunca la balanza entre euforia y depresión, entre robótica y humanidad. Los dos temas iniciales –“Parallel Lines” y “Work”– marcan el tono de un disco que invoca la bola de espejos y la penumbra confesional y que construye su entramado sonoro con solemnidad e inesperados guiños humorísticos –ese “Love Is In The Air” que se cuela en “Hazel”–.

Entre cuerdas falsas, líneas de bajo gigantes y detallistas decoraciones (una slide, un saxo), entre Giorgio Moroder y el funk de aluminio, “Begone Dull Care” pide paso para sonorizar distinguidos bailes románticos en compañía. Norman McLaren –a quien le han robado el título– estaría orgulloso. Y The Beloved, Ultramarine y Pet Shop Boys, también.

“Parallel Lines”.

Arriba