USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2006)

JUNIOR BOYS So This Is Goodbye

Domino-[PIAS] Spain
JUNIOR BOYS, So This Is Goodbye
 

Empecemos por el final y digamos de entrada lo que interesa a la economía doméstica: “So This Is Goodbye” es uno de los discos del año, uno de los mejores discos de ruptura de la última década y el mejor disco de pop electrónico desde ni se sabe. En concreto, si comparamos la segunda entrega de Junior Boys con “Last Exit” (2004), llegaremos a la conclusión de que lo que en una primera escucha parece frío, distante y aséptico es en realidad el envoltorio de una obra más rica, compleja y comprometida con su causa. Una causa que, tras la partida de Johnny Dark y sus beats anecdóticos, se aleja de la coyuntura y confirma a un nuevo autor pop personalísimo: Jeremy Greenspan.

Tomemos como ejemplo de su maestría la versión de “When No One Cares”, el buque insignia de uno de los desolados álbumes de Frank Sinatra en Capitol: tras unos breves compases en que se reverencia de soslayo la introducción del “Ghosts” de Japan, Greenspan entona los versos con una intención muy distinta a la del original; sin rastro de solemnidad, con una especie de emoción suave y murmurada que ya es marca de la casa. De hecho, la interpretación del canadiense a lo largo del disco es todo un hallazgo, pues es capaz de emplear su voz tanto en contextos rítmicos como ambientales sin perder de vista los sentimientos que dominan el disco: melancolía y ensimismamiento.

Todo ello en un marco instrumental que fluye moderno y atemporal, con veladas y asimiladas referencias a los grandes nombres del electro-pop (a destacar el guiño a New Order en “Like A Child”, cuya letra no desentonaría en el cancionero de Bob Wratten) y de la pista de baile. En definitiva, un nuevo triunfo.

“Like A Child”.

Arriba