USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

JUSTIN TOWNES EARLE Harlem River Blues

Bloodshot-Houston Party
JUSTIN TOWNES EARLE, Harlem River Blues
 

El 22 de septiembre, el sello Bloodshot comunicaba que Justin Townes Earle había decidido suspender las fechas que le quedaban de su gira y entrar en un programa de rehabilitación parar luchar contra sus adicciones. Pocos días antes, tras un concierto en Indianápolis, fue detenido por altercado (insultos al público, destrozos en el camerino y, según dicen, agresiones). Y es que, para bien o para mal, el veinteañero artista de Nashville ha heredado lo bueno y lo malo del gran Steve Earle: su talento y su afición a las broncas.

Dotado de una voz más versátil que la de su padre, el hijastro de Allison Moorer, como ya nos tenía acostumbrados en sus anteriores trabajos, se muestra en su nuevo disco, “Harlem River Blues”, como un perfecto conocedor de los sonidos que integran la tradición de la música norteamericana. Acompañado de una reducida banda en la que destacan la pedal steel de Paul Niehaus (Calexico, Lambchop) y la guitarra de Jason Isbell (ex Drive-By Truckers), Justin Townes Earle va de la cadencia cajun con coros gospel del tema titular al rockabilly con contrabajo peleón e interpretación a lo Jerry Lee Lewis de “Move Over Mama”, del cántico épico “Waitin’ For The MTA” al baladón con metales soul “Slippin’ And Slidin’” y del poderoso country-blues “Ain’t Waitin’” al folk-bluegrass dylaniano “Wanderin’”.

Cotilleos amarillistas al margen, Justin Townes Earle es uno de los mejores cantautores norteamericanos actuales, y “Harlem River Blues” no tiene desperdicio y debería encumbrarlo como uno de los valores más firmes de la americana, un genio en constante crecimiento.

Etiquetas: 2010
Arriba