×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

JUSTIN TOWNES EARLE Nothing's Gonna Change The Way You Feel About Me Now

Bloodshot
JUSTIN TOWNES EARLE, Nothing's Gonna Change The Way You Feel About Me Now
 

No lo ha tenido nada fácil Justin Townes Earle para zafarse de la sombra de su padre, el omnipresente Steve Earle, y empezar a hilar un discurso más o menos propio. Los lazos de sangre lo auparon, sí, pero también lo atenazaron hasta que llegó “Harlem River Blues” (2010) y el de Nashville demostró que podía alzar la voz sin necesidad de quedar ahogado por la leyenda de su progenitor. Su nuevo trabajo, “Nothing’s Gonna Change The Way You Feel About Me Now”, ahonda en esa idea y abre una nueva vía en la búsqueda de una identidad más o menos propia que pasa por soltar lastre country y recargar las alforjas con más guiños al soul y vientos sureños como los de “Baby’s Got A Bad Idea”.

Su voz, es cierto, sigue delatando el parentesco e incluso él mismo utiliza a su padre como recurso narrativo en piezas como “Am I That Lonely Tonight?” y “Movin’ On”, pero, tanto cuando se muestra más recogido y vulnerable como cuando se anima a rocanrolear con algo de timidez, da la sensación de que a Justin le mueve el impulso no ya de poner distancia, sino simplemente de avanzar siguiendo sus propios pasos. Y quizá “Down On The Lower East Side”, con el aroma del Van Morrison más taciturno, y esa dolorosa “Unfortunately, Anna” sean los mejores ejemplos de cómo forjar un destino propio arriesgándose a firmar un trabajo que no por irregular deja de ser tremendamente valiente.

“Unfortunately, Anna”.

Arriba