×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1988)

K.D. LANG Shadowland

Sire-WEA
K.D. LANG, Shadowland
 

Su aspecto es engañoso: ¿un rostro andrógino y semipunk interpretando country? ¿Un elepé producido por Owen Bradley, conocido por sus trabajos con Patsy Cline? Tras la sorpresa viene el asombro: posee una de las voces más sensuales que se han oído últimamente. Con ella te acaricia, te hace sufrir, te arrastra, te pasa por la cara tus debilidades y finalmente te destroza el corazón. Anteriormente, esta gatita canadiense había grabado con el grupo The Reclines –“A Truly Western Experience” (1984) y “Angel With A Lariat” (1987)–, pero en este “Shadowland” (1988) se confirma como la reina del melodrama vaquero.

En lugar de seguir las rutas de Dwight Yoakam y otros al intentar actualizar el country, k.d. lang opta por un estilo absolutamente clásico, con una producción que incluye secciones de cuerda (The Nasvhille String Machine) y acompañamientos vocales a cargo de los Jordanaires. El disco se abre con una versión del “Western Stars” de Chris Isaak, donde k.d. alarga las notas de manera increíble. Su voz adquiere matices negroides en las bluessies “Black Coffee” y “Busy Being Blue”, un tema que encantaría a Marc Almond. Pero donde la chica se luce es en esas baladas intemporales, esas grandes tragedias como “I Wish I Didn’t Love You So” o “Tears Don’t Care Who Cries Them”. Por una vez, el llanto y el placer se unen en uno de los discos más brillantes y depresivos del año.

“Tears Don't Care Who Cries Them”.

Arriba