USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2007)

KANYE WEST Graduation

Roc-A-Fella/Mercury/Universal
KANYE WEST, Graduation
 

Kanye West pertenece a esa rara alcurnia de artistas que suscitan un interés transversal en todo el espectro melómano, de modo que su producto entra por los oídos y sale por las bocas de los headz integristas, los indies de rígido abolengo o las bailarinas de terraza playera por igual. Este estatus, logrado en el caso de Mr. West por un mix de potra y falta de prejuicios hacia las músicas que cuecen y enriquecen su visión, es un arma afilada que puede herir de muerte si en el intento de contentar a esa diáspora se acaba por dejar a todo el mundo a medias.

Pues bien, muchos esperaban que “Graduation” (2007), el tercer álbum del productor y rapero de Atlanta, fuera el disco que marcara ese cambio de suerte, sobre todo porque ganar a una obra maestra como “Late Registration” (2005) parecía difícil en un mundo tan autocomplaciente como el del hip hop. Pero, sin superar a ese referente de excelencia, “Graduation” salva con una finta moderadamente brillante el bache temido y atesora una cara A de muchos quilates.

El capítulo de samples, muy especialmente, pone en jaque a quienes esperaban un giro hacia el mainstream, y las muestras de (entre otros) Can, Elton John, Steely Dan y Daft Punk abonan el mito de Kanye, el melómano con infinito y buen apetito. En contra, los featurings son un desatino, pero entra dentro de lo previsto que un ego que no pasa por una puerta haga saltar pocas chispas en comandita, y menos todavía con tan discutibles compañías como la de Chris Martin de Coldplay.

“Stronger”.

Arriba