×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2013)

KANYE WEST Yeezus

Roc-A-Fella-Def Jam-Universal
KANYE WEST, Yeezus
 

El álbum internacional del año 2013, como se vio en las listas del Rockdelux 324, fue un disco de aspecto casi anónimo (una caja de CD sin ningún tipo de información; créditos casi ilegibles en un adhesivo pegado al plástico), pero con ritmos y rimas impresionantes. Una obra arriesgada y expansiva que puso otra piedra de oro y diamantes en el trono de Mr. West, único en lo accesible y en lo experimental. Segunda vez que Kanye West vencía en las listas de Rockdelux (como antes habían hecho Portishead, Animal Collective y PJ Harvey). Gerardo Sanz elogiaba en esta crítica las dotes de controversia y desafío que acompañan todos los pasos del norteamericano, en esta ocasión sonando colérico, endemoniado y casi blasfemo.

La capacidad de atención del hombre es limitada y debe ser constantemente espoleada por la provocación. Hubo un tiempo en que los artistas seguían a pie juntillas esta máxima de Albert Camus, pero hoy Kanye West se ha quedado solo. A su talento, incuestionable desde aquella primera trilogía de resonancias académicas que reformuló la deontología hip hop aunando respeto a la tradición, proyección pop y credibilidad callejera, el de Atlanta suma el recuerdo de lo que distingue a las verdaderas estrellas: la controversia, el desafío, la unicidad. Y, por eso, no contento con calificar al maestro “My Beautiful Dark Twisted Fantasy” (2010) de “disculpa” después del infravalorado “808s & Heartbreak“ (2008), publica un nuevo álbum predicado por un lema muy definitorio: “Soon they like you, make ‘em unlike you”.

Con producción ejecutiva de Rick Rubin y el propio Kanye, “Yeezus” es un pulso contra las expectativas del mainstream que cambia el vintage soul y los arreglos de cuerda por las secuencias electro, el minimalismo industrioso y el sulfhídrico destilado por Daft Punk, TNGHT y Young Chop, entre otros. Sin singles ni estribillos, el autoproclamado Michael Jordan de la música suena colérico, endemoniado y casi blasfemo criticando el racismo social y económico (“New Slaves”), transformando el himno antilinchamiento “Blood On The Leaves” (con sample de Nina Simone haciendo suyo el “Strange Fruit” de Billie Holiday) en una nouvelle sobre la traición marital, o escupiendo versos absolutamente incorrectos como “put my fist in her like a civil rights sign” (“I’m In It”).

Pretende alimentar la inquina de sus detractores y lo consigue, pero eso no resulta taaaaan difícil. Lo en verdad fascinante es su destreza para conmover aireando sus enormes contradicciones, las de un maníaco-depresivo que, creyéndose Dios, no sabe enfrentar su propia paternidad o vuelve del coma relacional de la mano de Bon Iver y Chief Keef en la tremenda “Hold My Liquor”. Con seguidores o sin ellos, hay líder.

“New Slaves”.

Arriba