USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

KATE BUSH 50 Words For Snow

Fish People
KATE BUSH, 50 Words For Snow
 

No cabía esperar demasiado de Kate Bush a estas alturas. Su carrera, en decadencia desde “The Sensual World” (1989), su último hito. La innecesaria revisión de temas de su discografía más reciente que es “Director’s Cut” (2011), publicado hace escasos meses, la mostraba en coma creativo. Pero, cuando parecía impensable, aparece “50 Words For Snow”, sesenta y cinco minutos de música contenida en siete temas que, por momentos, rozan lo sublime.

Si la evolución de Kate Bush se caracterizaba por la progresiva acumulación de texturas sobre las melodías, su música fluye ahora hacia el silencio, despojada de artificios. El pulso jazzístico de Steve Gadd a la batería casa a la perfección con el sentimiento introspectivo de un álbum comandado por la voz y el piano.

Los tres primeros temas, “Snowflake”, “Lake Tahoe” y “Misty”, son movimientos de una suite que se sitúa entre sus mejores creaciones, con ecos de Robert Wyatt y de Mark Hollis. El nivel baja a partir de “Wild Man”, un single hecho de retazos. La torch song “Snowed In At Wheeler Street”, a dúo con Elton John, es el tema más prescindible. Le sigue la declamación que titula el disco, un divertimento. Pero el final “Among Angels” remonta el vuelo. Voz y piano de nuevo etéreos, silencios esenciales. Tras más de veinte años de intentos fallidos, un sorprendente regreso al Olimpo.

“Snowflake”.

Arriba