×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

KENDRICK LAMAR good kid, m.A.A.d city

Top Dawg Entertainment-Aftermath-Interscope-Universal
KENDRICK LAMAR, good kid, m.A.A.d city
 

Sus álbumes independientes eran dignos de elogio, pero con “good kid, m.A.A.d city” el rapero Kendrick Lamar ha buscado y encontrado un clásico para la posteridad. Si antes observaba el mundo desde la distancia, ahora Lamar se hace parte del relato y, con el giro, su música ha ganado en profundidad y resonancia: “good kid, m.A.A.d city” narra –en doce movimientos, casi setenta minutos de trayecto– su intento de sobrevivir a una adolescencia en Compton, ciudad muy caliente, loca, que al final –“Compton”, junto a Dr. Dre– reconoce amar pese a todo.

Pero no adelantemos desenlaces conciliadores. Antes de llegar a esa reflexión, Lamar cuenta –completándose a sí mismo con skits de familia y amigos– los gozos y las sombras de un trayecto peliagudo del que emergió gracias a la música. Líneas evocadoras como las del mejor Nas disparadas con flow técnicamente perfecto, ni efectista ni manso, sobre bases –de dieciséis beatmakers diferentes, aunque no lo parece– con un aura cinematográfica, que puede conducirnos a The Roots, si bien no es la única referencia en un soundwriting ancho y complejo.

El disco arranca con una oración y el recuerdo de una amante –“Sherane a.k.a. Master Splinter’s Daughter”–, que luego reaparecerá en “Poetic Justice”, sobre sample de Janet, y desemboca en la citada oda a Compton. En medio, declaraciones de distanciamiento respecto a la industria (“Bitch, Don’t Kill My Vibe”), la historia de un robo (“The Art Of Peer Pressure”, o cómo los homies pueden cambiarte para mal), existencialismo con sample de Beach House (“Money Trees”), la mejor producción de Pharrell Williams en eones (“Good Kid”) o respuestas a lo que es ser auténtico (“Real”). Su padre suelta una muy buena: “Realness is taking care of your mother fucking family”. Escuchen este disco. Get real.

“Backseat Freestyle”.

Arriba