USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1994)

KETAMA & TOUMANI DIABATÉ & JOSÉ SOTO Songhai 2

Nuevos Medios-Hannibal
KETAMA & TOUMANI DIABATÉ & JOSÉ SOTO, Songhai 2
 

Segundas partes sí fueron buenas. Seis años después del primer “Songhai”, los Ketama se juntaron de nuevo con Toumani Diabaté y volvieron a hacerlo. Un disco espléndido que puso el nivel alto, muy alto, en el ranking de la world music de la década de los noventa. Javier Colina sustituyó a Danny Thompson al bajo y José Soto “Sorderita”, ya ex-Ketama, se unió de nuevo a los Carmona y al clan Diabaté. Una de las más altas cumbres de la música española. Producida por el insigne Mario Pacheco desde su factoría Nuevos Medios. Ramon Súrio fue testigo del asunto.

El compromiso era realmente difícil; se trataba, primero, de demostrarse a ellos mismos y, luego, al gran público que aquella primera confrontación cultural que dio origen a la premiada maravilla llamada “Songhai” (1988)no había sido chiripa, más cuestión del azar que del talento. Habían pasado seis años y los contactos durante este largo período habían sido escasos. El asunto era aprovechar que Toumani Diabaté estaba de nuevo de gira por Europa para volverle a encerrar en un estudio con los actuales Ketama y el escindido José Soto.

Mi escepticismo era grande cuando, pocos días antes, un representante de la compañía me pidió apresuradamente un walkman para que, en Los Tarantos, en Barcelona, Toumani y los Carmona preparasen alguna base para, pocos días después, no llegar al estudio en blanco. Puedo dar fe de que así de improvisado fue el asunto. Por eso luego, ya con el disco compacto, me costó acabar de creer lo que allí sonaba: un fundido natural del folclore malí, la jondura del flamenco, una inevitable pasada por el Caribe y esa rumba que a todo se arrima. De nuevo lo han logrado y no ha hecho falta que sus bocas utilicen el mismo idioma para entenderse; está claro que en su caso la lengua que habla es la de la inspiración. Y si no, que alguien me diga qué extraña maravilla es “Sute Monebo” y el resto de los diez temas de “Songhai 2”.

Danny Thompson no pudo estar, pero Javier Colina hace que no se note. En cambio, sí que se notan, y mucho, los acompañantes que esta vez se ha traído Toumani Diabaté. Su tío Kélétigui, un verdadero maestro del balafón, y Basekou Kouyaté, un virtuoso del rústico y peculiar ngoni. La musicóloga Lucy Durán y el veterano productor Joe Boyd hacen de cicerones mientras a Mario Pacheco se le cae la baba contento de que sus pupilos estén creando “un sonido acústico capaz de sonar en el Rastro y en el bazar Rosa de Bamako. Que paseará en ‘walkman’ por la Rambla y Times Square y que será música de fondo de un ‘Informe Semanal’ sobre la sequía de África o el París-Dakar o la Feria de San Isidro”, y que en cualquier país con dos dedos de frente y sentido musical, añadimos nosotros, tendría que ser pasto de los hit parades y no solo del gueto étnico.

“Sute Monebo”.

Arriba