USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2012)

KEVIN AYERS Whatevershebringswesing

Vinilísssimo-Munster
KEVIN AYERS, Whatevershebringswesing
 

Los logros de los cuatro primeros discos que registró Kevin Ayers tras abandonar la disciplina patafísica de Soft Machine son intercambiables: podrían haber sido editados conjuntamente, en una caja cuádruple, y tendrían sentido como una unidad compacta o también como partes de una tetralogía. Este que nos ocupa, “Whatevershebringswesing” (1972), es el tercero, precedido de “Joy Of A Toy” (1969) y “Shooting At The Moon” (1970), y prolongado después por “Bananamour” (1973); todos espléndidos, rebosantes de buenas ideas en la composición, la ejecución y la grabación, pop fabulador y rock casi hedonista –afín a la imagen de bon vivant cultivada por el propio autor– teñido de extraño y apacible blues.

La cubierta del disco ofrece uno de los juegos habituales en Ayers, tan amante del surrealismo como del imaginario de Lewis Carroll: un cesto repleto de niños recién nacidos que han roto el cascarón del huevo. Entre los colaboradores, su amigo Robert Wyatt, el saxofonista de Gong Didier Malherbe, el habitual teclista y arreglista David Bedford y el jovenzuelo Mike Oldfield sin aspiraciones, aún, de elaborar obras conceptuales y tubulares con las que pasar a la posterioridad, extremadamente fino con la guitarra en la canción que da título al disco, soberana muestra de melancolía pop, y en “Stranger In Blue Suede Shoes”, uno de los mejores temas de esta primera época de Ayers junto a “Shouting In A Bucket Blues”, de “Bananamour”.

Frente al caos controlado de “Song From The Bottom Of A Well”, el inserto circense en “Champagne Cowboy Blues”, el toque de orquesta ambulante de “Oh My” y la calma arrulladora de “Lullaby”, miniatura con reminiscencias de Erik Satie, muestran la calma que precede a la tormenta, aunque las tempestades sonoras siempre acaban siendo relativizadas en la música deslizante de este Peter Pan del rock.

“Stranger In Blue Suede Shoes”.

Arriba