USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2010)

KEVIN COYNE Marjory Razor Blade

Virgin-EMI
KEVIN COYNE, Marjory Razor Blade
 

Después de que John Peel patrocinara desde el sello Dandelion su etapa junto a Siren y su arranque en solitario, la etiqueta Virgin reforzó su nómina con la llegada de un inglés nebuloso llamado Kevin Coyne (1944-2004), curtido como autor entre los gritos y susurros del manicomio en el que trabajaba y aficionado a barajar humor negro y poética prosa bajo la impronta de blues y soul. Su punzante timbre, a veces teatral y onomatopéyico, fue comparado con el de Van Morrison y dominó de cabo a rabo “Marjory Razor Blade” (1973), doble álbum bajo cuya sombra quedaría condenada a vivir el resto de su prolífica y desigual discografía. Títulos como “House On The Hill”, ”Old Soldier” y “Good Boy” exhalan ternura desde la tensión, ensartados por textos de crítica contra religión, guerra y adoctrinamiento, pero sin descuidar la ironía o el brindis a las influencias tradicionales. Todos suenan limpios de polvo y paja en este doble CD, supervisado por sus hijos y publicado paralelamente a “I Want My Crown: The Anthology 1973-1980” (2010).

Los veinte temas originales quedan abrigados por diecisiete cortes de apoyo entre los que, además de algún single ya recuperado en reediciones anteriores, sobresale la agilidad de las sesiones para la BBC en los programas de John Peel, Bob Harris o el inestimable ‘Old Grey Whistle Test’. Vibrantes también los directos de 1974 en los londinenses Hyde Park y el 100 Club como refuerzo de un disco hijo de su época que sigue luciendo sin temor al óxido.

“Marlene”.

Arriba