USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2019)

KEVIN MORBY Oh My God

Dead Oceans-Popstock!
KEVIN MORBY, Oh My God
 

A Dios rogando y con el mazo quizá no dando pero sí acariciando, Kevin Morby cambia ligeramente de tercio y, después del recio y robusto “City Music” (2017), se presenta en “Oh My God” en modo estriptis emocional. O, mejor dicho, con un desnudo integral de su espiritualidad que salpica todas las canciones de un disco con el que, portada más bien horrorosa incluida, el estadounidense explora su tortuosa relación con la religión. Tampoco es que el autor de “Beautiful Strangers” haya visto ahora la luz y ande predicando a los cuatro vientos la inminencia del Apocalipsis, sino que, criado como estuvo en el temor a ese Dios vengativo que campa a sus anchas por el Medio Oeste estadounidense, desaprende en “Oh My God” todo lo aprendido para abogar por otro tipo de espiritualidad más relajada y sin amenazas constantes de infernales quemaduras de tercer grado.

De todo esto va un álbum al que Morby le rebaja la tensión eléctrica –solo la estupenda “OMG Rock And Roll” escapa de la norma– para echar mano de teclados vaporosos, pinceladas cabareteras y guiños constantes a sus admirados Bob Dylan y Lou Reed. Ahí están, por ejemplo, los pianos contrahechos a lo “Berlin” (1973) de “Seven Devils”, la fanfarria con vistas a “Blonde On Blonde” (1966) de “Hail Mary”, los coros y el saxo de “Nothing Sacred / All Things Wild” conectando directamente con “Transformer” (1972)... Palabras mayores del rock que Morby relee y reescribe a su antojo para acabar firmando una notable prueba de fe no en la existencia de divinidad alguna, sino en el poder espiritual de la música.

“Hail Mary”.

Arriba