×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

KILLER MIKE R.A.P. Music

Williams Street
KILLER MIKE, R.A.P. Music
 

Apenas un año después del sueño de puristas “PL3DGE” (2011), el infravalorado rapero sureño Killer Mike ha dado un nuevo golpe (y este más virulento e inesperado) en alianza con ese hombre de nuevo en racha que es El-P. Mike, de Atlanta, ha comparado esta colaboración intensa y personal, y de sonido progresista, con el momento en que Ice Cube viajó desde la Costa Oeste para grabar “AmeriKKKa's Most Wanted” (1990) con The Bomb Squad, el equipo de producción de Public Enemy. Y como con aquel disco, escuchando “R.A.P. Music”, se tiene la sensación de estar ante un clásico instantáneo, una obra destinada a ocupar listas del año y ser analizada durante eones.

“R.A.P. Music” –aquí, las siglas responden a Rebellious African People– se presenta como un claro revulsivo realista en un momento en que el rap parecía replegarse líricamente en las vicisitudes del éxito, las joyas y el caviar. La intención de Mike es recordar, del modo más impactante posible, la categoría del rap como música sobre y en contra de la represión, igual que el gospel, el soul, el rock’n’roll y el funk, géneros todos ellos deglutidos con frenesí por un El-P atronador, en perfecto equilibrio entre densidad y dinamismo.

El arranque con “Big Beast” es sencillamente monstruoso –ese sample del “Public Enemy No. 1” de Public Enemy como eje tormentoso–, pero el disco no suelta el acelerador en un solo instante, ni sónica ni líricamente: “Untitled” es una carga sintética contra iglesia, gobierno, conglomerados; “Go!”, dos minutos de exhibición a todos los niveles; “Reagan” arremete contra las injusticias presidenciales de los ochenta; en la espectacular “Don’t Die” reciben, entre otros, los colegas raperos avariciosos... Pero el himno definitivo ha de ser la final “R.A.P. Music”: producción futurista cierrabocas y versos necesarios: “Lo que diga puede salvar una vida / Lo que hable puede salvar las calles”. De repente, el lujo tiene un aspecto algo detestable.

“R.A.P. Music”.

Arriba