USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2013)

KOKOSHCA Hay una luz

Ayo Silver!
KOKOSHCA, Hay una luz
 

Los navarros Kokoshca son el gótico en el festival playero y el indie en el aquelarre. El macarra en la boda y el tímido en el burdel. Caminan a pie cambiado porque hace tiempo que lo que tienen ahí fuera dejó de tener sentido. Por eso, en su tercer disco se meten hasta dentro de la caverna (“No volveré” es Cramps sin maquillaje) o a diez metros bajo el lodo (“Oyynoj” es una broma tan seria como “Frankie Teardrop” de Suicide) para componer canciones magulladas que no inspiran compasión. Si se ponen feos, llaman la atención, pero ni siquiera dejan de ser Kokoshca cuando se mimetizan en un clásico del glam, se disfrazan sin disimulo con las chorreras de Josetxo Ezponda (“Directo a tu corazón” se deja querer como lo hicieron Los Bichos) o se esconden entre los excéntricos del pop de los ochenta.

Porque algo tienen de Kaka de Luxe (“Jon y yo” parece un trozo de historia de la nueva ola) y Derribos Arias (saben mezclar lo oscuro y lo frívolo); quizá ese desplante al culto a la personalidad que los convierte en una descreída multiplicidad del mismo. Un simpatiquísimo trastorno que vendría a confirmarse, como por casualidad, con los primeros acordes de “El búho”. Ni más ni menos que los de “Personality Crisis”, clásico de New York Dolls. La gran crisis de la personalidad nos intenta decir algo. Algo que no habíamos oído.

“Directo a tu corazón”.

(Se puede escuchar el álbum completo aquí)

Arriba