USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

KURT VILE Bottle It In

Matador-Popstock!
KURT VILE, Bottle It In
 

El gran angular dice que Kurt Vile, esa especie de versión contemplativa de Neil Young, lleva acomodado en los mismos terrenos musicales incluso desde bastante antes de obtener algún reconocimiento. Uno escucha su ya lejano debut, “Constant Hitmaker” (2008), y se encuentra con algún protoejemplo del tipo de canción que ha proliferado, con ligeras variaciones, en su discografía: ese medio tiempo folk-rock rematadamente norteamericano que se desliza en círculos concéntricos sobre un único riff de guitarra. A esa sensación de déjà vu contribuye especialmente su manera de cantar, imperturbable. Su dicción arrastrada y perezosa, a menudo rayando con el spoken word, pasa cualquier tema por una especie de “filtro Vile” que lo homogeniza todo, para bien o para mal. Habrá quien diga que ha conseguido tener su propio sello; habrá quien lo tache de ser repetitivo.

Sin embargo, si se observa con detalle su séptimo disco, “Bottle It In”, asoman novedades, aunque sean sutiles. En el que quizá sea su trabajo más variado cabe el reluciente galope de “Yeah Bones” y el pesado sintetizador de “Check Baby”, la percusión casi tribal de “Cold Was The Wind” y los pasajes distorsionados de “Skinny Mini”. Y hasta un arpa en los diez minutazos del maravilloso tema titular. Puro Vile, pero con matices.

“Bottle It In”.

Arriba