USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2013)

KURT VILE Wakin On A Pretty Daze

Matador-Popstock!
KURT VILE, Wakin On A Pretty Daze
 

Concebido en tiempos muertos de gira y pruebas de sonido, grabado en media docena de estudios, el quinto álbum de Kurt Vile dista mucho de ser una obra dispersa o de acabado precario. “Wakin On A Pretty Daze” es su disco más elaborado, complejo y ambicioso hasta la fecha. Dura una hora larga, pero solo contiene once canciones. La mayoría de ellas paran el cronómetro más allá del minuto seis, aunque no hay alardes estructurales, ni piruetas conceptuales ni astracanadas líricas. Todo fluye con una parsimonia cara de ver, lo cual no quiere decir que estemos ante un trabajo de corto recorrido.

El sonido destilado por el distintivo y veterano John Agnello permite apreciar el tupido entramado de texturas que lo sustentan. Estas afloran delicadas en cada nueva escucha y desvelan, sin prisa ni pausa, la riquísima naturaleza de unas partituras que se miran en las de Neil Young y J Mascis, sumándose a la indolente cruzada vocal de Lou Reed. El eco lo-fi de sus primeros trabajos se ha extinguido por completo. También el arrebato indie rock que caracterizó al palpitante “Childish Prodigy” (2009). Las composiciones del treintañero norteamericano han ganado claramente en peso específico, y los textos son transparentes, no translúcidos. Al pan, pan; y al vino, vino. Lo llaman madurez. Y no hay por qué asustarse.

“Wakin On A Pretty Day”.

Etiquetas: 2010s, 2013, Estados Unidos, rock
Arriba