USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

LA BIEN QUERIDA Ceremonia

Elefant
LA BIEN QUERIDA, Ceremonia
 

Hay algo que no se le puede negar a Ana Fernández-Villaverde, y es que escribe y canta con el corazón en la mano. Es una sinceridad desarmante y menos habitual de lo que debería en quienes hablan de amor en primera persona y que ella resuelve con claridad y sin miramientos, haciendo fácil lo difícil. Y aunque esa no es su única virtud, probablemente sí es la razón por la que sus canciones aguantan todo lo que David Rodríguez (La Estrella de David, Beef, ex-Telefilme) les echa encima. En “Ceremonia” no hay más faldas de volantes, sino mucho cuero negro: un traje sintético que difícilmente podría sentarle mejor a La Bien Querida.

Los ritmos kraut que galopan por “Arenas movedizas” abren una brecha entre estas diez canciones y las de “Romancero” (2009) y “Fiesta” (2011). La voz de Ana nunca había sonado tan firme ni sus letras tan afiladas. Hay orgullo, pero no soberbia; rencor, pero no ensañamiento. En el fondo, es la misma mujer sin miedo a asumir sus propias debilidades, y es precisamente esa honestidad la que la hace más fuerte, no más vulnerable.

“Luna nueva” descubre una inocencia que rara vez asoma en sus temas y “Hechicera” es implacable, encarnizada y asombrosa. “A veces ni eso” tiene un aire muy New Order –un título como “Ceremonia” no puede ser casual–, “Aurora” recuerda (como muchas otras veces) a sus escarceos con Los Planetas (es incluso mejor) y “Mil veces” va sumando pliegues de sintetizadores que envuelven el final de un disco que se te clava como un puñal en el pecho y se hunde lentamente, deshaciéndose dentro de ti.

“A veces ni eso”.

Arriba