USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

LA BIG RABIA Boda negra

Happy Place
LA BIG RABIA, Boda negra
 

El dúo chileno La BIG Rabia, integrado por el cantante y guitarrista Sebastián “Puñete” Orellana y el batería Iván “Vanix X” Molina, se ha hecho un nombre en nuestro país tras actuar en el Primavera Sound de 2013 y lograr que su anterior álbum homónimo (2017) fuese producido por Pedro de Dios (Guadalupe Plata). Ahora estrenan nuevo contrato con el sello sevillano Happy Place, uno de cuyos propietarios es el guitarrista Paco Lamato (Pájaro), quien también ejerce de coproductor.

El inclasificable y adictivo sonido del dúo pivota sobre el bolero, pero alejándose de lo trillado para llevarlo por senderos que orillan en otros géneros. Así, el primer single de “Boda negra”, “Mi compromiso”, que emula al mejor Corcobado, incluye un imponente trabajo al órgano de Julián Maeso, que repite en “Lula” para dar atmósfera de theremin a un bolero doo-wop.

El swing de “Será mejor” se beneficia de unas poderosas guitarras, ora deslizantes, ora twangbilly. El trabajo a las seis cuerdas de Puñete es de órdago, proporcionando intensos momentos, ya sea a lo Manuel Galbán en “Perdónate”, con una brillante letra –tónica habitual–, o en el riff incisivo de “Capitán”, a lo Marc Ribot de Los Cubanos Postizos.

En “Olvídate de mí”, a ritmo de countrybilly, los pies se van directos a la pista de baile sin dejar de dar en la diana sentimental. El desamor vuelve a ser el motor de “Tormento”, con el riff más desgarrado del disco para remarcar un estribillo que repite “yo me muero por ti, en cambio tú vives por él”. Pero el despecho puede tener el mejor sabor afrocubano, algo que evidencia “Mujer sin alma”, una canción que no cuesta imaginar cantada por María Teresa Vera con el acompañamiento de Ry Cooder, si eso fuera posible. Finaliza el instrumental “Santa Elvira”, con el sabor fronterizo y polvoriento del desierto de Atacama.

“Mi compromiso”.

Arriba