×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

BOX SET (2007)

LA BUENA VIDA Sencillos

Siesta
LA BUENA VIDA, Sencillos
 

Esta bonita caja puede saldar una cuenta pendiente con todos aquellos que llegaron tarde a La Buena Vida. Se recoge aquí la trayectoria inicial del grupo donostiarra en formato de single o EP, junto a rarezas y curiosidades. Hablamos de su fértil etapa iniciática en Siesta, comprendida entre 1992 y 2003. Cuatro EPs significativos en la trayectoria de La Buena Vida y el regalo de un quinto disco que ensambla versiones desperdigadas. Juan Manuel Freire comentó la edición de este objeto fetiche.

Siempre sin dejar de ser solo ellos, chicos sensibles en tiempos de ironía, La Buena Vida se ha construido una de las carreras más valiosas (y valientes, a su manera) del pop español de las dos últimas décadas. Su repertorio anda escaso de temas “de relleno” o prescindibles: todos tienen su encanto, su provecho, su intríngulis. Quienes descubrieran tarde al grupo-emblema del Donosti Sound tienen ahora la oportunidad de recuperar una parte de su trayectoria inicial con la caja “Sencillos”: cuatro CDs con los 7” pulgadas y EPs de su era Siesta (1992-2003), con extras añadidos, más un jugoso quinto CD adicional con sus versiones de otras formaciones.

El cuidado box set permite hacer memoria de una época, la del boom del indie español, al tiempo que observa los primeros pasos en la evolución del ligero arte pop de Irantzu Valencia, Mikel Aguirre y su santa compañía. De las melodías acústicas con poso amateur de “Historia de un verano” (octubre 1992) y “Mira a tu alrededor” (mayo 1994) dieron el salto a la pista con el osado “Magnesia” (septiembre 1995), donde mantenían la indolencia pero sumaban fuerza y color, mirando de reojo a Saint Etienne o a New Order. Todo en ese EP son aciertos: “Magnesia” es un clásico –quizá el tema más celebrado todavía hoy en sus directos–; “A pesar de todo” baila con grácil ritmo disco, casi como de Tamla Motown; “Menta y agua” podría pasar por tema titular, y “En bicicleta 1995” supera de largo a la “En bicicleta” original de 1993. En “Eureka” (mayo 2000), los donostiarras volverían a tantear de nuevo con éxito el factor electrónico: “Otra vez tú” y ese gran hit que es “Guillermine” (casi una “Magnesia” redux) parecen elucubrar sobre cómo hubieran sonado Pet Shop Boys de haber nacido en San Sebastián.

Todos los EPs, con la excepción de “Magnesia”, aparecen en “Sencillos” con rarezas como regalo: en su mayoría cesiones a recopilatorios extinguidos desde hace tiempo de las cubetas. Pero los completistas salivarán sobre todo con el quinto CD, “Versiones”, reunión de los frágiles asaltos a repertorio ajeno que grabaron durante su período en Siesta. El grupo llevó a su tierra perezosa temas clásicos de Alaska y Dinarama (“Cómo pudiste hacerme esto a mí”, convertido en reproche cansado), Jonathan Richman (“That Summer Feeling”) y The Velvet Underground (remolona “Candy Says”), además de aprovechar la inspiración del filme “La noche del cazador” (Charles Laughton, 1955) y de Love para hacer curiosos experimentos electrónicos.

“Magnesia”.

Arriba