USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

LAMBCHOP Mr. M

Merge-City Slang-Music As Usual
LAMBCHOP, Mr. M
 

Tras la triste desaparición de Vic Chesnutt –a quien Lambchop había servido como banda de acompañamiento en “The Salesman And Bernadette” (1998)–, Kurt Wagner, líder de Lambchop, se vio con menos fuerzas para la música que para la pintura; sus retratos blanquinegros, un poco al estilo Tony Millionaire, decoran este disco. Una nueva obra originada tras la propuesta de Mark Nevers (antiguo miembro del grupo y productor de gente como Andrew Bird y Will Oldham) de hacer algo “psycha-Sinatra”, es decir, al estilo de La Voz pero llevado hacia horizontes abstractos y libres.

En la práctica, esa idea sugestiva se advierte sobre todo en los cortes de “Mr. M” donde más se escuchan los arreglos de cuerda de Peter Stopschinski y Mason Neely, caso de la increíble apertura “If Not I’ll Just Die”, cuya transgresión del canon de Sinatra llega ya con la primera línea (“don’t know what the fuck they talk about”), el bello instrumental “Gar” –con los coros de Cortney Tidwell, la aliada de Wagner en el proyecto de versiones Kort– o un final imponente como “Never My Love”, en el que Lambchop, sí, al fin pronuncian esa palabra: “amor”.

El resto del disco es, en esencia, un reencuentro con los Lambchop más ensoñadores y espaciosos; ecos de “Is A Woman” (2002). La animada “Gone Tomorrow” rompe ligeramente la tónica apagada de este paseo de Lambchop por las relaciones rotas y la pérdida, con instantes de la oscuridad de “The Good Life (Is Wasted)”, que presenta a Kurt en doloroso modo autoflagelación, o el torbellino de recuerdos de “Buttons”. Es todo quietamente devastador. Según Wagner, el amor es lo único por lo que merece la pena vivir. Yo añadiría los discos de Lambchop.

“If Not I'll Just Die”.

(Se puede escuchar el álbum completo aquí)

Arriba