×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

LANA DEL REY Lust For Life

Polydor-Interscope-Universal
LANA DEL REY, Lust For Life
 

Su artificioso debut costó a Elizabeth Grant el precio de la legitimidad. Desde entonces, parecía que “Ultraviolence” (2014) y “Honeymoon” (2015) hubiesen tenido que demostrar la autenticidad de sus virtudes por partida doble. Pero ella ha seguido en sus trece, cincelando los contornos del fascinante icono pop Lana Del Rey a golpe de tesón hasta alcanzar con este “Lust For Life” el summum de su sonido.

Aquí, la sempiterna fatalidad se perfuma con una sonrisa, el lado oscuro de la fama nos conduce hasta una utópica playa desierta en la cinematográfica “13 Beaches”, y temas como “Groupie Love” le guiñan majestuosamente el ojo al personaje que ella misma se ha construido. Son síntomas de un leve cambio de foco que ayudan a discernir con otra claridad los sentimientos de Lana de la mise en scène que los empaña.

El aliento hip hop de los temas con A$AP Rocky sigue sin ser su mejor terreno, pero funciona como anclaje al presente para su nostalgia de los años cincuenta. Y los samples de metralletas no suenan revenidos, sino como indulgentes recursos que solo podemos perdonarle a ella. Incluso la tríada de folk hipster que abre “Coachella - Woodstock In My Mind” destapa nuevas voluntades (entre ellas, cargar a su nuevo presidente con la losa del sueño americano).

Apoyada en la retumbante producción de Rick Nowels y en ostentosas colaboraciones con The Weeknd, Stevie Nicks y Sean Lennon, Lana por fin le habla al mundo y no solo a sus amantes. Así consigue rematar un disco no redondo pero sí refulgente, destinado a corregir los errores de “Born To Die” (2012) gracias a perlas como “Love” o la despojada “Change”, y llamado a coronarla como una artista a quien ya nadie cortará las alas.

“Groupie Love” (con A$AP Rocky).

Arriba