USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

SINGLE (2020)

LAS VÍCTIMAS CIVILES El auge de la extrema pereza

Telegrama
LAS VÍCTIMAS CIVILES, El auge de la extrema pereza
 

El grupo valenciano Las Víctimas Civiles era una célula durmiente desde que en 2016 lanzase su primer álbum, “40 años de éxitos del posfranquismo español”. Capitaneado por el poeta anarquista Héctor Arnau, gozó de cierto culto, propiciado en gran medida por sus vinculaciones con Maria Arnal & Marcel Bagés (que llegaron a versionar “Canción total” de aquel álbum) y por contar entre sus filas con un buen elenco de viejos conocidos del indie valenciano. En su nuevo EP se suma a su formación Xavi Muñoz, que ha tocado con Laetitia Sadier y Daniel Johnston, entre otros muchos, y que se encarga de la producción y mezclas junto con el bajista Pau Miquel Soler.

Si su anterior largo adolecía de un exceso de afectación en su búsqueda del chiste crítico (en muchos momentos, el cabaré crooner se confundía con la chirigota), lo mejor que se puede decir de este nuevo trabajo es que ha afinado el foco. Lo abre “Todo el mundo lo canta”, una especie de elogio satírico a la cocaína sobre base post-punk cuya letra la podría haber firmado Joaquín Sabina. A La Mandrágora, sin embargo, (¡y a Brassens!) podría remitir la mucho más lograda “En el umbral”. Ahí, la voz hiperteatral de Arnau se arroja con total vitriolo en su crítica social arrabalera: “Maldigo encarnizadamente mi suerte / No quiero morir entre tanto pobre / tanto pobre anónimo / tanto pobre sin suerte / tanto pobre tatuado / tanto pobre sin dientes / tanto pobre traicionado como yo”.

Su cita bromista final a “Blue Velvet” de Bobby Vinton se funde con otra a “Somewhere Over The Rainbow” (Judy Garland) en la también brillante “Nada más feliz que esta esperanza”, medio tiempo en forma de indie rock casi canónico y texto asolado por un malditismo apocalíptico. Por último, el menos importante, el corte 2, “El árbol de la ley”, más ceñido a un folk-rock de wéstern decadentista que poco aporta a un discurso cuya mayor virtud es su capacidad de incomodar.

“En el umbral”.

Publicado en la web de Rockdelux el 27/1/2020
Arriba