USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

LAUREL HALO Quarantine

Hyperdub
LAUREL HALO, Quarantine
 

Hace poco Dean Blunt & Inga Copeland, ahora Laurel Halo. Hyperdub parece dispuesto a distanciarse de la categoría de sello (solo) dubstep para apostar por una concepción algo más amplia de lo hipper. Desde luego, “Quarantine” es algo superior: la confirmación –tras sus celebrados EPs para Hippos In Tanks y Liberation Technologies (este como King Felix), y la casete “Antenna” (2011)– del inasible talento de Laurel Halo como productora, arreglista y, aquí en “Quarantine”, casi singer-songwriter. Su álbum tira más de la exploración vocal de “King Felix” (2010) que del techno de “Hour Logic” (2011) para erigirse, entre brumas ambient, melodías mareantes y bajos extraños, en perfecto acompañante de “Visions” (Grimes) y “Ekstasis” (Julia Holter). Tríada mágica (en femenino) del post-pop de 2012.

Con “estelas de condensación, traumatismos, productos químicos volátiles y virus”, dice ella, como elementos clave de la trama, “Quarantine” despierta zonas dormidas de la conciencia a base de synthpop psicodélico y etéreo, cargado de matices extraños, giros inesperados, capas por explorar, sonidos todavía por bautizar. Algunos referentes saltan a la mente: las voces en clave mantra de “Years” hacen pensar en el dream pop sagrado de Cocteau Twins; “Joy”, algo pizpireta, se aproxima a Grimes; los samples soul de “Holoday” llevan al “CMYK” de James Blake, y la revoltosa a la par que dramática “Morcom” no extrañaría en la última Björk. Pero las maneras de Halo son propias, voz desnuda sobre un colchón de sintetizadores averiados, o mejor, infectados; aquejados de belleza enfermiza. Oigan sin vacunar.

“Morcom”.

Arriba