Cargando...
 

BOX SET (2005)

LEE PERRY I Am The Upsetter. The Story Of The Lee "Scratch" Perry. Golden Years

Trojan-Sanctuary-[PIAS] Spain
LEE PERRY, I Am The Upsetter. The Story Of The Lee "Scratch" Perry. Golden Years
 

Lee Perry, clásico incombustible entre los sagrados tesoros jamaicanos. El dub como pálpito sensual que engrasa canciones para los mejores cantantes. Loco, visionario y genio, Perry se merece todo lo que pueda decirse sobre su persona, y todavía más sobre su música. Gerardo Sanz lo explica aquí, en el comentario de este box set imprescindible de uno de los artistas referenciales del siglo XX. De 1968 a 1978, en busca del arca perdida.

Adam Horovitz, el Ad-Rock de los Beastie Boys, dejó escrito que el jamaicano Lee Perry es el primer productor que respondió al modelo de científico loco. No solo eso: también el que con mayor arrojo ha explorado el potencial hipnótico del sonido y el precursor junto a King Tubby, padre putativo del dub, de una concepción instrumental del estudio clave en el posterior desarrollo de la electrónica y del hip hop. “Yo solo soy un ingeniero, una marioneta: la música lo hace todo”, dijo una vez justificando un ritual de ascendencia casi vuduista que le ha llevado a involucrarse directa o indirectamente en cerca de mil quinientas referencias. Una obra monumental incluso en sus apartados autoral e interpretativo que, desde mediados de los noventa, ha sido objeto de múltiples exhumaciones y que ahora, tras la adquisición por parte del emporio Sanctuary de una de sus principales licenciatarias europeas, el sello Trojan resucita en todo su esplendor gracias a esta estupenda caja de cuatro CDs, un complemento perfecto para el “Arkology” (1997) que Rockdelux situó en el número 98 de los mejores discos del siglo XX.

Aunque Chris Blackwell, “vampiro” al mando de Island, se aseguró una opción preferencial sobre el material concebido en Black Ark (el santuario que, en homenaje al Arca de la Alianza, Perry construyó y destruyó con sus propias manos), no pocas grabaciones quedaron excluidas del acuerdo de distribución y, por tanto, del aquel referencial triple CD. Haciendo justicia a su subtítulo, “I Am The Upsetter. The Story Of The Lee ‘Scratch’ Perry. Golden Years recupera las más distinguidas y las enmarca en un repaso cronológico a la década en que la música jamaicana se lanzó a la conquista del espacio.

 
LEE PERRY, I Am The Upsetter. The Story Of The Lee "Scratch" Perry. Golden Years

Mezcla de Syd Barrett, George Clinton, Sun Ra y Johnny Rotten.

 

Hablamos de ochenta y tres temas repartidos en tres capítulos y un apéndice con versiones dub e instrumentales que se remontan hasta 1968, cuando Mr. Scratch retaba a músicos competidores (Prince Buster, Duke Reid) y patronos explotadores como Coxsone Dodd y Joe Gibbs –el llanto de un bebé en el inmarchitable “People Funny Boy”, primigenio riddim del reggae–, proclamando su bien ganada independencia en sinfonías de inspiración cinematográfica (“Clint Eastwood”, “Return Of Django”) y cortes de atemperado proto-roots para las gargantas de DAVE BARKER, JUNIOR BYLES y, por supuesto, BOB MARLEY & THE WAILERS.

Instalado ya en el éxito pero muy atento a las convulsiones de su tiempo, no tardaría en adaptar los eslóganes del movimiento Black Power a sus ideales rastas (“Blackman Time”, “Justice To The People”) durante un bienio, 1972-1974, marcado por los motivos de melódica de AUGUSTUS PABLO y las transmutaciones soul de GEORGE EARL o SUSAN CADOGAN & THE MIGHTY DIAMONDS: trabajo sin descanso a cuenta de su gran sueño, un estudio equipado con la última tecnología que en 1979, y a consecuencia de una inflamable combinación de alcohol, marihuana, deudas y malas compañías, acabaría pasto de las llamas.

Menos sustantivo que los anteriores, el sumario de la cumbre creativa del Upsetter, el período 1975-1978, no podía ignorar ni la inconfundible tesitura de JUNIOR MURVIN (“Roots Train Number One”) ni las incendiarias soflamas de MAX ROMEO (“Fire Fe The Vatican”), epilogadas, eso sí, por cinco mezclas publicadas exclusivamente en formato maxi, entre las que destaca la muy explícita “City Too Hot”.

Todavía en activo y a punto de cumplir los 70 años, Lee Perry pasa hoy por una mezcla de Syd Barrett, George Clinton, Sun Ra y Johnny Rotten. Lo afirma Lol Bell-Brown, alma máter del fanzine ‘Boom Shaka Laka’, en uno de los ilustrativos ensayos del libreto y lo demuestra el conjunto de una antología que, sin duda, logra su propósito: iluminar al neófito y alentar al completista.

“People Funny Boy”.

Arriba