×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2006)

LEMMY Damage Case

Castle-Sanctuary-Satélite K
LEMMY, Damage Case
 

A quienes nunca se han sentido atraídos por la voz ronca de whisky del viejo Lemmy, vocalista y alma mater de Motörhead, “Damage Case” no les va a convencer. Pese a que incluye algunos argumentos que servidora desconocía y celebra haber descubierto ahora. En todo caso, la selección de clásicos de MOTÖRHEAD es escueta (aunque especialmente acertada y representativa para mi gusto: de la velocidad atropellada de “R.A.M.O.N.E.S.” a la balada apocalíptica “1916”, dos de mis preferidas de todos los tiempos).

Pero que nadie se equivoque: el homenaje es al hombre, no al grupo. Y el rosario de proyectos por los que este inglés-galés de mala vida ha dejado huella va mucho más allá de Motörhead y HAWKWIND. Por ello, lo mejor que tiene esta colección de perlas de museo es disfrutar de la curtida voz de Mr. Kilmister (la adoro) mientras cabalga a ritmo de rock’n’roll en sus primerísimos días junto a SLIM JIM y DANNY B o los ROCKIN' VICKERS, o cuando versiona a clásicos como Buddy Holly o The Who. Otra pregunta de Trivial: ¿con qué famoso grupo punk colaboró Lemmy? Respuesta: THE DAMNED, cuya adaptación del “Ballroom Blitz” de Sweet recoge este recopilatorio. Sus relecturas de Metallica (“Enter The Sandman” y “Whiplash”) también dan cierto gusto al cuerpo. Puedo afirmar y afirmo que “Damage Case” no es un recopilatorio al uso: es un ejercicio de nostalgia imprescindible.

Motörhead: “R.A.M.O.N.E.S.”.

Arriba