×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2016)

LEÓN BENAVENTE 2

DRO-Warner
LEÓN BENAVENTE, 2
 

La amplia sala de grabación de los estudios Garate –esos techos altos, la piedra y la madera– le ha hecho mucho bien a las nuevas canciones de León Benavente. El bruto servido por el maestro Kaki Arkarazo respira plenitud, expandiendo su infeccioso contenido como un gas, hasta ocupar todo el espacio posible. Aun así, no hablamos de composiciones etéreas o incorpóreas, sino de todo lo contrario. La fuerza de gravedad de “2” es tremenda y ejerce una atracción irremediable e instantánea.

En “León Benavente” (2013), su inesperado debut, ya había motivos para el asombro, pero este segundo trabajo del cuarteto supera toda expectativa. Al enfoque rítmico –nítido, rico y contundente– se suma una excelente y sutil faena guitarrística con mucha más miga de la que aparenta. Y el expediente lírico, con Abraham Boba como único responsable, es digno de estudio. El barbado cantante ha depurado sus versos de forma encomiable, haciéndolos crecer no solo a lo ancho, que también, sino otorgándoles una tercera dimensión ante la que solo cabe descubrirse.

Resulta realmente difícil destacar tal o cual canción. Las nueve son sensacionales y conjugan inmediatez rockera y espíritu insumiso en un fascinante juego de espejos pop que sorprende por sustancioso y empático. Lo difícil al escuchar este disco es no darse por aludido, no reconocerse en él.

“Habitación 615”.

Arriba