×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

LIDIA DAMUNT Vigila el fuego

Austrohúngaro
LIDIA DAMUNT, Vigila el fuego
 

Enfrentarte al tercer disco de Lidia Damunt es como esperar un zumo de limón y pomelo y encontrarte una inmensa bandeja de frutas. No solo se ha tomado más tiempo para componer “Vigila el fuego”, sino que, además, ha planeado con mucha calma cómo quería que sonase y cómo quería cantarlo. Digamos que ha asumido su condición de cantautora y, desde ahí, ha buscado una dirección.

Ahora encaja las sílabas con precisión inédita (“Esperándote”), canta más dulce que nunca (“Somos islas mágicas”), caza un estribillo de órdago coplero en “Ay pena” (“Ay pena, penita pena, en un desierto de arena yo preferiría estar”), ahonda en la extraña relación entre lector y escritor que ya abordó Morrissey (“La escritora” podría ser su “Reader Meet Author”), da voz a la naturaleza en “Lengua de lava” y “Edificios con vistas al mar”, sueña sus sueños y también los de Patsy Cline (en “Sueño contigo”)...

Su asociación con Hidrogenesse es muy útil para explicar por qué esto de las sintonías entre músicos va más allá de la música que practique cada cual. No había que temer lo más mínimo por su alianza, pues hay algo más profundo que los une y que trasciende géneros, ídolos, instrumentos o estética. Pero, aun así, el modo como se integran los pianos y las cítaras diatónicas de Genís Segarra o las palmas y esos “tren, tren, tren” de Carlos Ballesteros de “La vida en un hilo” hablan de una producción comprensiva de la que surge esta erupción controlada de volcánica imaginación.

Lidia sigue soñando, pero ahora ya lo hace en color. Ha consumado una hierática metamorfosis solo comparable a la de PJ Harvey en “Let England Shake” (2011). Y nos ha dado la gran sorpresa del año.

“Vigila el fuego”.

Arriba