USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

LITTLE WINGS Black Grass

Marriage
LITTLE WINGS, Black Grass
 

Un hombre lento. O casi. A Kyle Field no le gustan las prisas ni los compromisos. Compone, dibuja, graba. A su aire, a su ritmo. Es uno de esos pequeños secretos del underground yanqui que el día menos pensado salta al lector de tu CD y te enamora. Directo a la agenda de amigos.

De Little Wings no se sabía nada desde que K Records editó en 2007 “Soft Pow’r”, así que este “Black Grass”, su retorno, es todo un acontecimiento si por tu sistema nervioso musical circulan partículas de Will Oldham y Destroyer, de M. Ward y Devendra Banhart, de Mount Eerie y Bill Callahan, de Vic Chesnutt y Damien Jurado. Nombres, casi todos, ya citados por Nando Cruz en la entrevista que le hizo a Field en Rockdelux 296. Pero esto es lo que hay. Y lo hay en proporción buena, personal, nada derivativa. “Black Grass” cura con sus canciones a media voz, sus guitarras perezosas, sus pianos flotantes, sus ritmos tímidos: nunca fuerza la garganta ni recurre al aspaviento llamativo. Todo es calma y reflexión, sombra terapéutica y masaje sanador. Brisa silenciosa, puro oxígeno emocional.

“Black Grass” dura media hora. Hay que ponerlo en replay. Y hundir los pies en sus ondas mullidas, en sus pellizcos sin dolor. Y asentir una vez más ante esa máxima de que no es necesitarlo inventar nada para lograr el estremecimiento cercano, el pálpito de la verdad. Aprovechen ahora antes de que desaparezca durante otra larga temporada. Cosechen “Black Grass”: vale la pena.

Etiquetas: 2011
Arriba