USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2015)

LONDON SYMPHONY ORCHESTRA AND CHAMBER CHOIR Tommy

Ode-Karonte
LONDON SYMPHONY ORCHESTRA AND CHAMBER CHOIR, Tommy
 

“Tommy”, ideada y escrita por Pete Townshend de The Who con colaboración puntual de sus compañeros John Entwhistle y Keith Moon, es una de las primeras óperas rock. El guitarrista se basó en las enseñanzas del gurú indio Meher Baba, según las cuales todo lo que captan los sentidos es ilusorio, para pergeñar un relato sobre un muchacho sordo, mudo y ciego a causa de un trauma infantil que se evade jugando al pinball, del que deviene campeón mundial. Es una obra ambiciosa, que buscaba trascender el carácter efímero y liviano del pop, como poco antes habían hecho “Their Satanic Majesties Request” (1967) y “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” (1967). El disco, publicado en 1969, tuvo un recibimiento suficientemente positivo para que su productor, Lou Reizner, osara lanzar poco después una versión orquestal, que sería interpretada por la London Symphony Orchestra And Chamber Choir y con las voces de Townshend, Roger Daltrey, John Entwistle, Sandy Denny, Graham Bell, Steve Winwood, Maggie Bell, Richie Havens, Merry Clayton, Ringo Starr, Rod Stewart y Richard Harris, un elenco que realizó una única representación en el Rainbow Theatre de Londres en 1972.

Esta versión de la obra es la que ha envejecido peor. Las canciones, que ya no están entre las más memorables de la banda inglesa, quedan desdibujadas por coros multitudinarios y arreglos grandilocuentes, y las melodías se entrecortan, todo lo cual resulta extenuante. Y lo que es peor: Townshend quiso elevar el rock dotándolo de discurso, de amplitud. Coger su creación y cambiar batería, bajo y guitarra por una sinfónica es tirar su esfuerzo por la borda, es negarle la mayor. ¿Acaso la grabación original no servía para el escenario? Lo único que se ganó con el cambio es que cada personaje del libreto tuviera su propio intérprete.

“See Me, Feel Me” (con Roger Daltrey).

Arriba