USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

LOQUILLO Rock And Roll Actitud. Desde 1978

Dro-Warner
LOQUILLO, Rock And Roll Actitud. Desde 1978
 

Tampoco hace demasiado que aparecían sendas cajas que recopilaban tanto sus discos en solitario como sus álbumes junto con Los Trogloditas y aquí está de nuevo, dispuesto a seguir haciendo memoria y a medirse con una leyenda que, como la energía, ni se crea ni se destruye, simplemente se transforma. Así que, en este caso, la pregunta es obligada: ¿realmente era necesaria una nueva antología de grandes éxitos? Vale que de alguna manera tenía que celebrar sus cuarenta años en activo, pero con “Rock And Roll Star” (2009) a la vuelta de la esquina y la grabación de su directo de 2016 en Las Ventas aún más reciente, cualquier mirada retrospectiva acaba resultando un tanto redundante.

Dicho esto, si algo nuevo aporta el triple “Rock And Roll Actitud. Desde 1978” es una ampliación de un arco narrativo que suma a las gestas del barcelonés abundante material de la última década, marcada por el vigor recuperado de discos como “La nave de los locos” (2012), “Código rocker” (2015) y “Viento del este” (2016). Si a esto le añadimos una nueva grabación algo más rugosa de “Cuando pienso en los viejos amigos”, una versión de “Rey del glam” (de Alaska y Dinarama), nuevas mezclas de “Planeta rock” y “Contento” y souvenirs siempre gratificantes como “Cruzando el paraíso” (a medias con Johnny Hallyday), lo que tenemos es la foto fija de un Loquillo que, década tras década, renueva su apuesta por el rock’n’roll, consciente de que sus pilares siguen firmemente anclados a himnos inevitables como “El rompeolas”, “Cadillac solitario”, “El ritmo del garaje” o “En las calles de Madrid”.

“Cadillac solitario”.

Arriba