USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

LOS LOBOS Tin Can Trust

Shout! Factory-Proper
LOS LOBOS, Tin Can Trust
 

Dicen con sorna Los Lobos que llevan juntos casi tantos años como los Rolling Stones, y tienen razón: pocos grupos han conservado su formación original durante tantas décadas, y esa camaradería ha forjado un estilo inconfundible que, no obstante, ha evolucionado notablemente. Con “Tin Can Trust”, su primer disco de canciones originales desde “The Town And The City” (2006) –después grabaron el álbum de versiones “Los Lobos Goes Disney” (2009)–, el quinteto angelino llega a un punto en el que cada vez está más definida la naturaleza bicéfala de su sonido: por un lado, las composiciones de David Hidalgo y Louie Pérez, escoradas hacia un blues turbulento y mutante que han desplegado en proyectos paralelos como Latin Playboys y, sobre todo, Houndog; y por otro, las raíces mexicanas de César Rosas.

“Tin Can Trust” oscila entre un rock de raíces de orientación blues –el tema titular, “Jupiter Or The Moon”, “Burn It Down” y el instrumental “Do The Murray”– y la luminosidad acústica de la cumbia “Yo canto” y el tremendo norteño “Mujer ingrata”. Entre ambos extremos, el grupo nos regala un oscuro “27 Spanishes”, sobre la conquista española de México, y una buena versión del “West L.A. Fadeaway” de Grateful Dead –cuyo letrista, Robert Hunter, coescribe “All My Bridges Burning” con Rosas–. La parte negativa de la evolución de Los Lobos es que han perdido la frescura que llenaba sus primeros álbumes en pos de una complejidad en ocasiones cercana –glups– a las jam bands. ¿Y la positiva? Que hasta el momento no han grabado ningún mal disco.

Etiquetas: 2010
Arriba