USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2005)

LOS NEGATIVOS Piknik caleidoscópico

Mushroom Pillow
LOS NEGATIVOS, Piknik caleidoscópico
 

Murió Alfredo Calonge (ver aquí), voz y guitarra del histórico grupo de pop psicodélico Los Negativos. “Piknik caleidoscópico” (Victoria-PDI, 1986), debut del cuarteto barcelonés, siempre fue un disco codiciado por los coleccionistas del pop lisérgico en España. Recuperamos la crítica que escribió Dimas Rodríguez cuando en 2005 el álbum fue reeditado por Mushroom Pillow.

Objeto codiciado por coleccionistas del pop lisérgico nacional, el histórico debut de los barceloneses Los Negativos ha sido durante años una pieza de elevada adquisición en los circuitos especializados. La reciente reedición, completada con las maquetas del disco e imágenes animadas que ilustran dos canciones, permite saludar de nuevo las virtudes de un trabajo que ha acabado convertido en un clásico del pop español de los años ochenta. Editado en 1986, “Piknik caleidoscópico” ya aventajaba desde la línea de salida a otros álbumes de revival sixties gracias a un excelente muestrario de canciones con una dinámica propia. Aquí los temas se defendían por sí solos, sin necesidad de acomodarse en exceso dentro de los tics y los recursos propios de un sonido característico. Todo estaba barnizado con un lustroso ungüento psicodélico, con lógicos guiños a luminarias con los rasgos de The Beatles, The Byrds o The Kinks, pero despuntaba con temas tan redondos como “En una habitación realmente pequeña”, “Cigarras panameñas” –con ese coreable “pretende ver tu colección de setas en formol, en formol”–, “¿Quién aplastó la mariposa?” y “Un día especial”.

El cuarteto se aplicó con intensidad para recrear un sonido fiel donde los flequillos prominentes, las inmaculadas americanas, los bajos Hofner y las guitarras Rickenbacker eran algo más que una declaración de principios. Frente a las sonoridades que la movida madrileña esparcía, ellos proponían riffs sinuosos, adornos de teclados, referencias explícitas a experiencias alucinógenas y buenas armonías vocales para facturar una ópera prima que puede contemplarse a fecha de hoy como un ejemplar ejercicio de revivalismo. Una manera de demostrar que formar parte de una escena musical concreta o rendir tributo a un género determinado siempre debe hacerse con canciones que respiren hacia dentro y, sobre todo, hacia fuera.

“Cigarras panameñas”.

Arriba