USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2007)

LOS PLANETAS La leyenda del espacio

Sony BMG
LOS PLANETAS, La leyenda del espacio
 

Número 1. Elegido el mejor álbum español del año 2007 en las listas del Rockdelux 258, este disco abrió un nuevo camino para Los Planetas. Se atrevieron con el flamenco y escribieron su leyenda particular a la sombra de Enrique Morente. “La leyenda del espacio” relanzó al grupo granadino más allá de sus dominios indie. Crecieron, se enriquecieron musicalmente, engrandecieron su “leyenda”. Guillermo Z. del Águila lo certificó en esta crítica.

Una cosa es fusión y otra integración. Entre flamenco y rock casi siempre ha primado lo primero, a excepción de Smash, que metieron tangos, bulerías y tarantos en su rock psicodélico (con el blues le abrieron el camino a Veneno), o Lagartija Nick, que en “Omega” (1996) introdujeron a Enrique Morente en su descarga eléctrica. Desde el otro lado se ha hecho más y el emblema es “La leyenda del tiempo” (1979), donde Camarón expandía el flamenco. Cuando corrían peligro de agotamiento, Los Planetas se han atrevido a inyectar el alma jonda del flamenco en su sonido sin modificar nada más allá de la estructura y el ritmo, que de todos modos siempre ha tenido presente algún compás flamenco (el batería Eric Jiménez estuvo en “Omega”).

Buscando definir una identidad propia en el lenguaje universal del rock, adaptan palos tradicionales del flamenco sin palmas ni guitarras españolas. Ni siquiera J aflamenca su voz en letras que recuperan la imaginería clásica del folclore, aunque consigue transmitir más emoción que nunca. Las guitarras eléctricas cobran nueva vida, inspiradas en esa intensidad para ganar volumen y ruido, muros de sonido para acompañar la pasión, el pellizco del flamenco. El resultado es un torrente emocional con tientos que sangran electricidad, verdiales convertidos en tormentas de ruido, fandangos que son erupciones volcánicas y soleares que lloran en oscura psicodelia. Escalofriante. Además, resucitando la frescura noise pop de “Super 8” (1994) con mucha más sustancia, inventan una nueva psicodelia pop en clave de alegrías, cantiñas, caracoles, mirabrás o granaínas. Fascinante. La rúbrica la pone Enrique Morente cantando de manera espeluznante una caña envuelta en una siniestra y narcótica tensión eléctrica. Se trata de un disco importante por lo que pretende, pero mucho más si cabe por lo que consigue.

“Reunión en la cumbre”.

Arriba