USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2011)

LOS REBELDES Rebeldes con causa

Mitik-Karonte

Por Kiko Amat

LOS REBELDES, Rebeldes con causa
 

Ser fan de Los Rebeldes a mediados de los ochenta debió ser grande. He aquí tu grupo favorito, el que habías seguido desde 1979 –cuando tocaban rockabilly en Barcelona para cincuenta irreductibles– conquistando el mundo estilo Gengis Kan: televisión, radio, vídeos, conciertos contra la droga (ejem) y sus canciones en cada bar del país. La dominación nacional de Los Rebeldes empezó aquí, en su segundo álbum. Cinco años antes habían publicado un LP repleto de odas subculturales y guiños puristas –“Cerveza, chicas y... rockabilly!” (EMI, 1981)–, pero Carlos Segarra debió acabarse hartando del circuito de pafetos del Barcelonés.

Precedido en un año por el miniLP “Esto es rocanrol” (publicado por Twins en 1985; aunque el copyright es de 1984), “Rebeldes con causa” (editado por Epic en 1986; aunque el copyright es de 1985) es un disco de rock’n’roll pulimentado y opulento, al que se le ve la intención de colarse en todas las discos y gustar incluso al cuñado square que no tiene ni un LP. La superproducción multinacional de los temas (como si Robert Gordon hubiese usado al productor de Aerosmith) se asemeja a la que los neorockabillys Restless metieron en su “After Midnight” (1986), con la diferencia de que estos continuarían siendo un grupo de culto, mientras que Los Rebeldes se convertirían en el epítome rock del estado. Carlos Segarra, ya sin Aurelio Morata, estaba acompañado aquí por el clásico Moisés Sorolla a la semibatería y por los nuevos Tony Nervio Roto al contrabajo y Dani Nel·lo al saxo.

Esta reedición incluye los hits del álbum original: el himno protoxicomanía de los ochenta “Mescalina”, la declaración de principios antifama (quizá temiendo la que iba a caer) de “Rebelde con causa”, la líricamente loquillesca (¿e irónica?) “Quiero ser una estrella”, los aromas Dion de “Donde brilla el sol” o el saltarín jive de “Caldonia”. Todo encerado al máximo, por supuesto. Confirmando su dirección en pos de la noche de fin de año en TV3, están las versiones extra: “Gimme Some Lovin” (Spencer Davis Group) y “Everybody Needs Somebody To Love” (Solomon Burke), ambas popularizadas por los Blues Brothers y culmen perenne de todas las bodas españolas desde 1980. De ahí a “Mediterráneo” o “Bajo la luz de la luna” mediaba solo un paso; y lo dieron.

“Mescalina”.

Publicado en la web de Rockdelux el 26/9/2011
Arriba