×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

LUKE HAINES 9 1/2 Psychedelic Meditations On British Wrestling Of The 1970s & Early '80s

Fantastic Plastic
LUKE HAINES, 9 1/2 Psychedelic Meditations On British Wrestling Of The 1970s & Early '80s
 

Si el premio a mejor cronista alternativo de la Gran Bretaña moderna saliera a concurso, Luke Haines sería, al menos por su ilustrísimo historial, un firme candidato: desde sus días de juventud con The Auteurs, pasando por Black Box Recorder (“England Made Me” fue una ausencia clamorosa en la lista de álbumes isleños confeccionada por ‘Uncut’ a propósito del reciente “Let England Shake” de PJ Harvey), hasta trabajos en solitario como “9 1/2 Psychedelic Meditations On British Wrestling Of The 1970s & Early ‘80s”, un disco psicodélico, más en sentido conceptual o soñado que estricto. En realidad, un puñado de crónicas noveladas y excelentes medios tiempos de fuerte base electrónica que un Luke Haines en estado de gracia nos susurra al oído. Revisión sentimental, entre el asombro infantil prerrockero y la parodia cariñosa, de un puñado de nombres asociados al mundo de la lucha libre anglosajona, como los míticos Kendo Nagasaki o Gorgeous George.

Sin embargo, es complicado saber cuándo Haines habla en serio o cuándo, como dicen los ingleses, te está tirando de la pierna al estilo de imperturbables como Ray Davies, Nick Currie, Jarvis Cocker o Lawrence. El último capítulo de “Meditations...”, “Haystacks' In Heaven”, en referencia a la teatralidad crepuscular de luchadores como Giant Haystack y otros ya fallecidos al igual que la propia especialidad seudodeportiva, se despide con guiños al “Space Oddity” de David Bowie. Así todo queda en casa.

“Haystacks' In Heaven”.

Arriba