×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

LYKKE LI Wounded Rhymes

LL-Atlantic-Warner
LYKKE LI, Wounded Rhymes
 

Lykke Li no parece una chica a la que falten pretendientes, pero se fue a enamorar de quien no debía. Y aunque cueste creerlo, ella (una musa del pop alternativo) también puede sufrir de amor no correspondido. De eso trata “Wounded Rhymes”, la salvaje continuación del tímido pero desbordante “Youth Novels” (2008): del dolor y de cómo nos aniquila, pero también de lo extrañamente inspirador que puede resultar. “Sadness Is A Blessing” es el título de una de las mejores canciones, una balada con giros melódicos de Oscar. Y en “Silent My Song” canta la princesa pop sueca: “You seek pain like it is pleasure, like a work of art”. Y así también parece verlo ella.

Con una portada inspirada en “El desierto rojo” de Antonioni y las aguas de la melancolía empapando todo, “Wounded Rhymes” es (ya desde el título) un homenaje a la miseria emocional. Pero no a la debilidad. Si algo sorprende del nuevo disco de Lykke Li –otra vez producida por Björn Yttling de Peter Björn And John– es su fuerza: la cantante se lanza al cultivo de torch songs más grandes que el cosmos, como la citada “Sadness Is A Blessing”, o desata su garganta en himnos de dance-pop asilvestrado como “I Follow Rivers” y “Get Some” –singles gigantes–, de instrumentación claramente orgánica e inspiración aparente en los ritmos de la serie “Éthiopiques”. Ella se sirve del dolor para expandirse, crecer, ir más allá. Por eso quizás no le interesa seguir la llamada de todos los que la amamos.

Etiquetas: 2011
Arriba