USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2005)

M.I.A. Arular

XL-Everlasting
M.I.A., Arular
 

Urbano, político. Ritmo global con mensaje. La guerrillera electrónica M.I.A. triunfó con “Arular”, disco del año 2005 según el Rockdelux 236. Un álbum de gran impacto. “Cultura de club contra choque de culturas en un melting pot accesible pero sofisticado, verdadero e intensísimo”, dijo Juan Manuel Freire en esta crítica.

Inteligencia, imagen, conciencia artística, conciencia social, grandes ambiciones, mejores resultados: Maya Arulprasagam (alias M.I.A., acrónimo de Missing In Action) lo tiene todo para convertirse en el mayor hallazgo musical de este año que vivimos peligrosamente. Los singles del año pasado “Galang” y “Sunshowers” lo sugirieron, la mixtape junto a Diplo “Piracy Funds Terrorism. Volume 1” (2004) lo confirmó, y “Arular” lo subraya con el imponente carácter de las obras que han nacido para ser punto y aparte. Antigua refugiada en Inglaterra con motivo del conflicto tamil-cingalés, criatura belicosa de la diáspora hindú, M.I.A. siembra sensación con un primer disco realmente combativo –desde el título, alias político de su padre, luchador del movimiento de guerrilla tamil– que convierte la mayoría de los nuevos discos en poco más que superflua filfa, pobres e inútiles esfuerzos alrededor de la nada.

El afán insurgente de su padre condujo a la M.I.A. niña de un lugar de Sri Lanka a Jaffna, y luego de Madras de nuevo a Sri Lanka, hasta que el estallido de la guerra civil convenció a su familia para instalarse en Gran Bretaña. Allí se interesó por el hip hop, en particular por los combativos Public Enemy y N.W.A. Si en sus tanteos con la pintura de técnicas mixtas enfrentaba sus raíces contra sus puntas –en su primera exposición, nominada al Alternative Turner Prize, la propaganda revolucionaria tamil adquiría formas epatantes gracias al wild style del graffiti–, en su (per)versión del pop persigue la aleación de las influencias del Sur de Asia con los sonidos de la Inglaterra de hoy, siempre a cara descubierta, más chula que ocho Ms. Dynamites.

Con la ayuda de Steve Mackey (ex-Pulp) y Richard X en las atómicas producciones, Maya delimita una extensión del campo de batalla de la música popular. Ni más ni menos: poco menos que el futuro. Cultura de club contra choque de culturas en un melting pot accesible pero sofisticado, verdadero e intensísimo. Cantando y rapeando como nadie, al tiempo niña y dominatrix, mezclando tamil, cockney y slang de Estados Unidos, M.I.A. reparte juegos de palabras insolentes sobre las enfermedades del mundo, la prostitución, el secuestro, la guerra, al tiempo que una mezcolanza de sonidos asiáticos (el bhangra en particular) con chasquidos urbanos (hip hop, electro, grime) provee la banda sonora. Raramente caerán este año muchas bombas del poder de “Pull Up The People”, “Bucky Done Gone” (producida por Diplo) o la total “10 Dollar”, verdaderos atentados contra el estatismo de cualquier categoría. El futuro está aquí y tiene siglas de luchadora.

“Pull Up The People”.

Arriba