×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

MADERITA Vivir para creer

El Volcán Música
MADERITA, Vivir para creer
 

Desde que su debut en solitario, “Cambrers” (1981), cerrara esa trilogía fundamental de la canción valenciano-mediterránea que iniciaron “Brossa d’ahir” (1977), de Pep Laguarda, y “Humitat relativa” (1979), de Remigi Palmero, el incombustible Julio Bustamante ha hecho méritos más que suficientes para ser considerado un nudista del alma. Con el álbum “Entusiastas” (1998) y la novela “Una vez fue verdad” (1981) como momentos culminantes, su  obra es fiel testimonio de ese deambular en cueros por la música y la literatura: pureza antiescéptica, joie de vivre y toda la libertad posible en una voz siempre necesaria que, junto a las tres cuartas partes de Ciudadano que ahora le acompañan en Maderita (Xema Fuertes, Cayo Bellveser y Jorge Pérez), reincide en su lúcida e incorruptible inocencia.

Comenzando por la portada, una ilustración inspirada en los azulejos de origen morisco que, bajo el muy levantino nombre de “socarrat”, se colocaban en los vanos de las vigas de madera, “Vivir para creer” rezuma artesanía y raigambre. Guitarras acústicas y percusiones menores, banjo y contrabajo, versos de Carlos Marzal y citas a Cavafis en un disco de folk-pop a banda con alioli de travesura. A partir de un repertorio equidistante entre la versión de “Cims i abismes” del citado Laguarda y la deliciosa adaptación al castellano (“No te equivoques”) de “It Ain’t Me Babe” (Bob Dylan), se levanta sobre las cañas y el barro de una producción transparente que ignora cualquier frontera generacional, salva de lo panfletario a “Vías de extinción” y se recrea, sin presumir, en su condición sanadora. Flota, y tanto que flota.

Etiquetas: 2010
Arriba