USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

MAGNETIC MAN Magnetic Man

Columbia-Sony
MAGNETIC MAN, Magnetic Man
 

Donde Magnetic Man, el grupo formado por Skream, Benga y Artwork –del más a menos conocido, digamos–, se dispone a hacer saltar el dubstep hasta el mainstream, sin que ello signifique olvidar el gran grave por el camino. “Magnetic Man”, el disco, podría ser para el género lo que “New Forms” (1997) de Roni Size & Reprazent fue para el drum’n’bass: una especie de consagración popular en la que solo verán selling out quienes estén ciegos a la verdad de una música demasiado emocionada para rozar siquiera el cinismo. Simplemente, los chicos del laptop –sin imagen, pero ¿y qué?– han aprendido a hacer canciones y a depurar sus bangers en vía a la eficacia suprema.

Skream ya lo avisaba claramente en “Outside The Box” (2010). Si había un sonido que fuera a definir el pop más excitante de 2010, sería el dubstep. Y aquí se confirma la teoría, no solo en el conocido single “I Need Air” –llamada de auxilio ayudada, y no dinamitada, por el Auto-Tune–, sino también en temas superiores como “Perfect Stranger” y “Crossover”, ambos junto a Katy B, o una colaboración con John Legend (“Getting Nowhere”) que hace soñar con los títulos de crédito de un James Bond en tierras de “Tron”. Entre los bangers instrumentales, “Anthemic”, el título lo dice, es un himno, aunque tanto “Mad” (muy Benga) como “Karma Crazy” pudieron llamarse así.

Pero aquí no acaban las múltiples caras de una obra casi maestra que empieza (“Flying Into Tokyo”) orquestal y oriental, cerca del Ryuichi Sakamoto cosmopolita del disco “Sweet Revenge” (1994). Y que en el tema “Box Of Ghosts” se mira en el espejo fantacientífico de John Carpenter. Mucha tela para cortar, mucha intensidad con la que combatir el golpeteo incesante de la peor cotidianidad contra nuestras cabezas.

Etiquetas: 2010
Arriba