×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

MALE BONDING Nothing Hurts

Sub Pop-Popstock!
MALE BONDING, Nothing Hurts
 

Existe algo mejor que toparse de pronto con las Vivian Girls balanceándose en “Worse To Come”, y ese algo es detenerse antes en los doce apeaderos de melodía, distorsión y furia convenientemente retorcida que preceden al único cameo de este “Nothing Hurts”. Habrá quien diga que esto de empezar por el final es una manera de destripar la historia, pero en este caso es del todo necesario para explicar que, aunque Male Bonding son de Londres, la conexión con Vivian Girls confirma que este trío no es lo que parece.

Más cerca del atropello punk de No Age que del sonido de cualquiera de sus compatriotas, los británicos se estrenan de largo tras la preceptiva retahíla de singles y epés y entregan argumentos suficientes para hacerse un hueco en alguno de los escenarios más ruidosos de la próxima edición del Primavera Sound.

Puede que no tengan el empaque melódico de The Drums ni la aureola de misterio de The xx, con quienes comparten minutos en el recopilatorio “Rough Trade Counter Culture 09”, pero su debut es una colección de puñetazos ramonianos –“Nothing Remains”, “Nothing Used To Hurt”–, espirales de electricidad ensortijada que no hubiesen desentonado en el “Bleach” de Nirvana –“Paradise Vendors”– e incluso pasajes en donde suenan a Stone Roses ciegos de anfetaminas –“Weird Feelings”–.

Algo peor se manejan con los tiempos muertos, como ocurre con “Franklin”, pero en vista de todo lo anterior no hay más remedio que incluirlos sin más dilación en la estantería de los nuevos ruidistas con clase.

Etiquetas: 2010
Arriba