USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2008)

MANEL Els millors professors europeus

Discmedi
MANEL, Els millors  professors europeus
 

Alegría es la palabra, porque desde el “Alegria” de Antònia Font no había recibido un impacto tan profundo de un disco cantado en catalán. Manel no existían hace año y medio y este es su debut, pero ya cambian de registro casi en cada canción sin perder un ápice de ese carácter afable y casero que lo impregna todo. Más allá de su versatilidad y precocidad, su mérito definitivo es que te cazan cuando menos te lo esperas con versos, imágenes y melodías de todo corazón que entran flechadas en el tuyo. Pasa cuando dicen “i no saben que els guapos desafinen, no tenen swing i no ballen bé” en “Els guapos són els raros”, cuando describen al padre modélico como “el de la veu greu, el de la mà forta, que paga un vermut i que arregla una porta” en “Captatio benevolentiae” o cuando, en “Corrandes de la parella estable”, enumeran los mil obstáculos que supera una pareja consolidada.

Las comparaciones con Herman Dune se aceptan en “Al mar!”, pero Manel son más cuidadosos con la instrumentación y las letras (de compleja estructura narrativa en “En la que el Bernat se’t troba”) y han arrimado ese folk despeinado a su geografía, la catalana. Y si tienen algo en común con Antònia Font debe ser que, como los mallorquines, su música beneficia directamente tu calidad de vida. Y es que “Els millors professors europeus” parece un disco imposible, pues mira la vida con inocencia y optimismo en una época en que el cinismo y el pesimismo arrasan con todo. De tan llano y bondadoso parece escapista. Y, además, cumple de una vez por todas la equivalencia entre pop y popular: o sea, para todos los públicos. Pon el disco a tu abuelo y a tu sobrino y verás sorprendido cómo los dos sonríen.

“Al mar!”.

Arriba